Problemas en los pies

¿Problemas en los pies? El pie es una parte complicada del cuerpo humano, ya que consta de 26 huesos unidos por ligamentos, apoyados por los músculos, con los vasos sanguíneos y nervios. Los pies están en uso constante y con frecuencia son sometidos a una presión considerable que puede causar lesiones.

Problemas comunes de los pies

Problemas en los pies

Callos en los pies

Los callos son causados ​​por la fricción y la presión. No tienen raíces y la causa es a menudo la deformidad ósea.

Se trata de un síntoma, no una enfermedad. Es mejor prevenir su aparición que curarlos una vez ya los tenemos, por lo que conviene corregir el problema con anterioridad. Los callos y callosidades crónicas requieren atención profesional periódica. Sin embargo, en algunos casos, pueden ser necesarias medidas quirúrgicas u ortopédicas para efectuar una cura.

Si no se conoce cómo tratarlos, no se debe intentar realizar un tratamiento casero ya que una infección en el pie puede ser peligrosa.

Verrugas en los pies

A menudo se confunden con los callos pero la diferencia radica en que una verruga tiene suministro sanguíneo y nervioso. Por ello son, por lo general, extremadamente dolorosa y tienden a extenderse si se dejan sin tratar.

La transpiración excesiva

La transpiración excesiva del pie (exceso de sudoración) puede causar mal olor de pies. El baño diario y la aplicación regular de un talco para los pies medicinal puede ayudar en muchos casos. Cuando éstos fallan, se debe visitar a un podólogo para el consejo profesional.

Juanetes en los pies

Son causados por una debilidad de las estructuras ligamentosas y musculares de la pierna y el pie. La tendencia a formar juanetes puede ser hereditaria, pero existen factores como el estrés, el esfuerzo y la interferencia de los zapatos que también pueden provocar esta deformidad. Si notas que estas articulaciones están enrojecidas, hinchadas o sensibles, consulta a un podólogo, ya que estos signos pueden indicar la formación de un juanete, artritis, la gota o una infección. Un juanete en la articulación del dedo pequeño del pie es conocido como juanete de sastre.

Pie de atleta

Se trata de una enfermedad de la piel causada por un hongo. Este hongo ataca más comúnmente a los pies, donde se desarrolla mejor por el ambiente cálido, oscuro y húmedo. A veces se encuentra en el interior del zapato. La causa principal del pie de atleta es la disminución de la resistencia de la piel.

Practicar una buena higiene de los pies es esencial para evitar esto. La piel debe ser lavada todos los días y hay que cerciorarse de mantener secos los calcetines (es decir, si sudamos, debemos lavar los pies y cambiar los calcetines). No está de más usar polvos fungicidas suaves en los pies y en los zapatos.

Enfermedades en los pies

Sugerencias para mantener los pies sanos

  • Mantener los piel limpios.
  • Aplicar lanolina o aceite de oliva para la piel seca.
  • Evitar el uso de agua caliente y jabones fuertes.
  • Secar la piel con cuidado. No frotar con fuerza con la toalla.
  • Para evitar la infección del pie de atleta, utilizar un polvo fungicida suave.
  • No cortar los callos, callosidades.
  • Evitar contusiones, quemaduras, cortes, grietas y congelación. Si ocurre alguna de estas lesiones, buscar ayuda profesional inmediatamente.
  • Evitar el uso de medicamentos fuertes, como los antisépticos que contienen yodo o ácido carbólico, etc.
  • Evitar la exposición al frío y la humedad.
  • Buscar ayuda profesional inmediata para cualquier úlcera o llaga en el pie o la pierna.
  • Cuidar y tratar los pies para aliviar el dolor. Ayudar a los pies a llevar adelante las tareas necesarias para vivir una vida plena y saludable.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta con la salud de nuestros pies es la higiene y el cuidado previo. Cuanto más cuidemos nuestros pies, más difícil será que encontremos problemas en el futuro. Se recomienda seguir todos los consejos del médico de cabecera así como del podólogo especialista a fin de evitar problemas mayores. Debido al uso intensivo que le damos a los pies, un pequeño problema se puede convertir en una pesadilla. Solo piensa en qué sientes cada vez que te haces una rozadura en el pie, el sufrimiento que provoca, en proporción a la herida es desorbitado.