El cuidado de los pies de sus niños

Cuidado de los pies de los niños

Desde el principio de la vida se nos da pies sanos, pero los pies son los grandes olvidados y enseguida tenemos problemas con el desarrollo y el abuso al que los sometemos. Las personas pocas veces usan de calzado adecuado y eso hace que la estadística demuestre que entre el 75% y el 80% de la población adulta tiene algún problema en los pie.

Podología Infantil

Por desgracia, con frecuencia no se buscan consejos sobre estos problemas hasta que ya son irreversibles o muy complicados de solucionar. Es evidente que la atención en los primeros años de formación es muy importante y puede ahorrar muchos problemas en la edad adulta. El pie es una verdadera maravilla de la "ingeniería biológica" y su complejidad puede ser entendida perfectamente. Solo tenemos que pensar que los huesos de los pies representan un octavo de todos los que hay en el cuerpo. El pie es capaz de propulsar el cuerpo y lo protege de golpes mecánicos y tensiones durante toda la vida.

Desarrollo Temprano del pie

Al momento de nacer y durante el primer año más o menos de vida, los pies de los bebés son muy diferentes en muchos aspectos de los de un adulto. En primer lugar tienen una forma diferente, siendo más ancha en la parte delantera del pie y estrecha en el talón, con los dedos de los pies a menudo curvados. En segundo lugar los huesos no están desarrollados y en esta etapa consiste en nada más que cartílago, por lo que son suaves y flexibles. Esta es la razón por la que los niños pequeños pueden hacer cosas sin que sus pies sufran ningún daño en absoluto.

Los 26 huesos en cada pie se desarrollan gradualmente a lo largo de los primeros años, llegando a ser básicamente huesos a la edad de 7-8 años. En este momento los dedos de los pies por lo general ya se han enderezado. Sin embargo, no se desarrollan completamente hasta el final de la adolescencia.

Atención Temprana de los pies

Es muy importante dejar que los pies del bebé se desarrollen de la manera más natural posible. Se debe animar al bebé a andar descalzo en casa y al aire libre (siempre que se pueda) y evitar las constricciones de la ropa. De esta manera, los músculos de los pies y las piernas comenzarán a fortalecerse y estarán listos para cuando comience a caminar.

Los bebés y los pies de los niños pequeños crecen a un ritmo alarmante (a menudo superando la economía familiar). Por esto es importante tener en cuenta el tamaño de los calcetines, zapatos y, en particular, las prendas de una sola pieza (como algunos pijamas). Si estas prendas comienzan a verse ajustadas, es necesario comprar otras nuevas para que los pies puedan crecer sin inhibiciones. En el caso de las piezas de ropa, se pueden cortar.

Primeros pasos del bebé

Cuando el bebé da los primeros pasos, se convierte en un gran momento para los padres y sin duda, también es un logro para el niño. Como padre/madre, debes resistir la tentación de salir corriendo a comprar el primer par de zapatos. Los pies de los bebés son planos y en esta etapa, aún están diseñados para funcionar descalzos.

No se debe obligar a un niño a caminar antes de tiempo. Lo harán cuando estén listos y la edad varía mucho entre bebés, los primeros pasos se producen entre 10 y 18 meses, sin embargo, incluso si lo hacen después de esta edad, no significa necesariamente que algo vaya mal.

Podología Infantil

Primeros zapatos

En las primeras etapas del caminar, los zapatos son innecesarios. De hecho, es deseable permitir al bebé caminar descalzo y así fortalecer los músculos de los pies. Obviamente, hay que asegurarse de que no hay nada en el suelo que pueda dañar los pies y asegurar que el área esté limpia para minimizar el riesgo de infección. Una vez que el bebé está listo para salir fuera, la protección de los zapatos se hace necesaria. Comprar un zapato de buena calidad, con al menos las partes superiores de cuero.

Asegúrate de que los calcetines se adaptan bien también. Como se dijo antes, demasiado apretados serán restrictivos y demasiado flojos podrían también causar problemas. Siempre deja una cantidad razonable de espacio en el calzado para el crecimiento futuro.

Los pies de los niños son muy flexibles y no demasiado sensibles por lo que a menudo no se quejan de las zonas de presión o fricción. Por tanto, es importante comprobar sus pies regularmente (por ejemplo en la hora del baño).

Problemas comunes y ansiedades

Las madres a menudo se preocupan porque su bebé parece estar caminando con los pies planos. En las primeras etapas del desarrollo lo cual es normal y les da una base más estable hasta que las piernas y los pies se han fortalecido. Si el pie plano parece persistir en un niño pequeño y aparentemente está causando problemas, consulta al podólogo, que será capaz de asesorar si se podrían necesitar ejercicios apropiados o plantillas correctoras.

Si su hijo parece tropezar un poco más de lo normal, entonces hay que observar cómo camina para ver si puede estar teniendo alguna dificultad física. A veces estas dificultades se encuentran en una variación en el desarrollo de la cadera y se conseja visitar a un pediatra o podólogo. Ellos serán capaces de ofrecer el asesoramiento adecuado.

Los zapatos de cuero se adaptan a la forma del pie, por lo que nunca deben cambiarse entre niños, ya que la forma puede ser totalmente inadecuada e incluso pueden causar daño. Estos son algunos consejos simples:

Consejos para los pies de los bebes

  • Reemplaza los zapatos por un tamaño más grande, tan pronto como sea necesario.
  • Enseña a los niños a poner los talones restos al caminar. Si lo hacen mal, esto afectará a todo el cuerpo y a su equilibrio.
  • Baña los pies por lo menos de dos a tres veces a la semana en agua tibia.
  • Corta las uñas de los pies en forma recta. No redondees las esquinas.
  • Los callos y callosidades requieren atención profesional, ya que pueden ser síntomas de una enfermedad más grave del pie.
  • Las uñas encarnadas son generalmente causados ​​por un incorrecto corte, pero puede haber incurvación congénita, lesión, zapatos y calcetines que no ajustan bien, hongos y problemas ortopédicos que son factores contribuyentes.
  • Mantener los zapatos para niños en buen estado.
  • Proporciona una dieta sana y equilibrada.
  • Enseñar a los niños a practicar la higiene diaria para protegerse contra el pie de atleta. Una vez que la infección se contrae no intentar el tratamiento sin el consejo profesional.
  • Buscar ayuda profesional lo antes posible, si el niño tiene rodillas juntas o las piernas o los pies arqueados. Estos defectos pueden ser el resultado de otros problemas en los pies. Muchas de estas condiciones pueden corregirse fácilmente si se cuida bien se da en las primeras etapas
  • Haz que los pies de los niños sean examinados a intervalos regulares por un podólogo.
  • Recuerda que la salud del pie comienza en la infancia y que los pies de un niño deben servirle para toda la vida. Su vida será más feliz si le ayudas a desarrollar los pies fuertes y saludables, ya que crecen hasta la madurez.